Fantasmas.

No me cabe la menor duda que los fantasmas son una de las partes más atrayentes de la parapsicología, para unos la conexión con el reino de los muertos y sus manifestaciones, para otros, visiones de otra realidad, pero sea cual sea nuestra postura o creencia acerca de lo que es o pudiera ser un fantasma, lo cierto es que son reales, aunque a ciencia cierta no podamos decir que son ni de que están compuestos.
Hay que hacer una aclaración importante cuando hablamos de fantasmas, o más que aclaración diferenciación, no es lo mismo un fantasma, que un espectro.
Los fantasmas son, podríamos decir apariciones que interactúan con la persona ante la cual se manifiestan o con el entorno, mientras que un espectro, es la visión especie de holograma, estática e impasible ante quien la observa y que no interactúa con esta ni con el entorno de la aparición.

Imagen clásica de una aparición fantasmal.

Si el fantasma se puede ver, sentir o tocar, desde luego ha de ocupar un espacio material, por lo tanto el fantasma de alguna manera puede ser captado y mesurado.
Normalmente se suele asociar el fantasma a un ser fallecido que irrumpe de repente portando un mensaje, en prácticamente la totalidad de casos sobre fantasmas que he tenido la oportunidad de constatar el fantasma siempre se aparece a una persona viva con la cual ha tenido algún vínculo, familiar o de otro tipo y siempre el fantasma es portador de un mensaje, nunca se aparece por que sí, es como de esta manera se han aparecido  tan solo para darnos aliento acerca de una vida más allá de esta, a traernos la esperanza de que están bien y de que los vivos debemos continuar con nuestra vida o bien se aparecen por que han dejado algo por terminar, algo inacabado que queda por hacer, también el fantasma puede deber su aparición a que se sigue  aferrando a algo de la vida material, algo ante lo cual aún permanece atado, otros parecen transmitirnos el mensaje del desconcierto, como de no saber bien donde están ni ser conscientes de la muerte.

Los fantasmas de seres fallecidos son los más habituales, pero no todo lo que podríamos denominar fantasma se deben a personas fallecidas o sus apariciones se muestran ante personas con las cuales en vida les haya unido algún tipo de vínculo. La palabra fantasma viene del griego y su significado es “aparición” y la creencia en estas entidades se pierde en la noche de los tiempos, ya aparecían referencias a fantasmas en escritos egipcios y sumerios y su creencia se extiende por todo el mundo.
Así hay apariciones las cuales las denominamos también fantasmas pero donde no aparece una relación clara entre aparición y persona ante la cual se aparece, en ocasiones se muestran como imágenes especie de holográficas con forma y apariencia de personas, pero en otros tantos casos las pariciones fantasmales no se muestran con forma definida y aparecen como nebulosas de materia, sin definir una forma en concreto pero que parece interactuar con la persona o con el entorno, así es como por ejemplo una extraña especia de niebla hizo su aparición en una de las plantas del abandonado hospital del Tórax de Terrassa, interactuando con el investigador y produciéndole una sensación como de transpuesto, pero las manifestaciones de los fantasmas no siempre son en apariencia humana, en otras ocasiones se manifiestan mediante sonidos, algunos creen escuchar en la psicofonía la voz del fantasma, también lo hacen con olores o con el movimiento de objetos.


fantasma_x

Aparición fantasmal

Muchos son los que creen ver en el fantasma el alma en pena, como los espíritus de las personas desencarnadas no han sido capaces de pasar a ese “otro lado” y continuar con su evolución. La aparición del fantasma mayormente conlleva al miedo, miedo ante lo desconocido, ante lo que nuestra mente no es capaz de reconocer, pero cuando el fantasma alude a un ser querido ¿acaso deberíamos temerle?

En la mayoría de los casos de aparicones fantasmales estos no han hecho ningún tipo de daño, y como decía antes nuestro miedo se debe a lo desconocido, aunque es cierto que en una pequeña minoría de casos el fantasma ha podido interactuar de forma violenta.

Se cree que los fantasmas están hechos de energía lumínica, pero no podemos establecer con seguridad de que tipo, al parecer estas manifestaciones se aprovechan de energía del entorno para mostrarse y parece ser esta la explicación a determinadas absorciones de energía por ejemplo de baterías de aparatos electrónicos durante sus manifestaciones así también en ocasiones la aparición también conlleva alteraciones magnéticas que pueden llegar a influirnos en nuestros aparatos de investigación.

En la foto podemos apreciar el fantasma de un fallecido.

Foto tomada durante un accidente de trafico con resultado de muerte.

La comunicación con los fantasmas se puede producir de numerosas maneras, pero siempre hay un denominador común y este es nuestra mente, nuestras propias facultades PSI pueden ayudar a la comunicación, así y para potenciarlas o entrar en estados modificados de consciencia se emplean métodos como la ouija ( solo recomendada su práctica en investigación) o el espiritismo, cualquier sistema que potencie nuestras facultades puede ser bueno para entablar el dialogo. Determinadas personas con una facultad desarrollada son al parecer capaces de advertir las presencias fantasmales aún cuando estas no se han mostrado de forma material, nuestras grabadoras y mediante lo que conocemos como psicofonía pueden captar voces inteligentes, las brújulas y determinados detectores pueden captar las anomalías magnéticas que parecen acompañar a tales manifestaciones. Los detectores de movimiento y aún el fantasma careciendo de cuerpo material tal y como lo entendemos pueden ayudarnos a su detección ya que estos detectores son capaces de detectar determinadas frecuencias lumínicas. Los aparatos dotados de infrarrojos y la fotografía también nos pueden ayudar a captar estas presencias ya que se muestran en ocasiones en campos de frecuencia visual que nuestro ojo humano no es capaz de percibir.

Como al principio del artículo decía las apariciones de espectros se muestran impasibles ante lo que sucede en su entorno, pero como no dejan de ser apariciones son muchos quienes también las denominan apariciones fantasmales.

Fran Recio.  7-4-2008

© 2008 Francisco Recio.